fbpx

Mi día con la Traveller

Desde que amanece y empieza el día, ya sé que mi día no va a ser relajado, hay mucha actividad en la agenda, profesional y de ocio, pero igualmente importantes, ya que por suerte se unen y puedo disfrutar de ellas. Nos vamos a la montaña.

Desde temprano recojo al grupo que me va a acompañar, somos cinco personas dispuestas a disfrutar del día de hoy y todas esperamos que sea un día intenso. Lo mejor de ir en la Traveller, es la comodidad en cada uno de los puestos, a pesar de que alguno de nosotros supera la media de estatura, pero no hay problema para “acomodar” las piernas. Algo de música para ir ambientando el inicio de la jornada y dar la bienvenida al grupo, alguna historia que contar sobre lo que nos encontraremos y muchas anécdotas, curiosidades y leyendas, que siempre las hay, para crear una atmósfera de curiosidad.

No hay ningún motivo para ir incómodo ni siquiera conduciendo por la carretera por la que vamos, que con las curvas que tiene, puede parecer todo lo contrario.

Y lo mejor de todo, es que he sorprendido al grupo, ya que nos hemos ido a la laurisilva, y durante el trayecto han podido disfrutar instantes antes de llegar al punto de partida de la actividad, de un auténtico túnel vegetal a través del techo acristalado, sólo un pequeño anticipo de lo que iban a encontrar al llegar a nuestro destino.

Gracias a su espaciosa parte trasera, he podido llevar todo el material necesario y no preocuparme por saber cómo colocarlo, el efecto de esto, descontando la comodidad, que es obvio, es el tiempo que no se pierde en “estrujar” la cabeza pensando en cómo llevarlo y buscarle un sitio, tanto a la ida como a la vuelta. Y todo esto, multiplicándose por el número de personas que realizamos la actividad.

Al volver, las caras de satisfacción de todos es la nota común, comentamos cada uno de los rincones que hemos descubierto hoy, cada uno aporta su visión y relata su particular historia, y todo es motivo de satisfacción personal.

Llegamos al punto de partida, ha sido un día cómodo, todo ha salido como quería, sin contratiempos. No hay nada mejor que trabajar con buenas herramientas, que te ayuden y que te ayuden a hacerlo más fácil.

Mi día con la Peugeot Traveller, siempre es un buen día.

Relacionado

Menú